Coronavirus e Inmunidad

Coronavirus: Cuidado en crisis

“Lo que no vez puede herirte” es la línea protagónica de “El hombre invisible”. Basada en la novela clásica de H. G. Wells en 1897, esa novela de suspenso gira alrededor de un científico malvado que descubre el secreto de como ser invisible y tormenta es su exnovia. Nadie lo puede ver pero es peligroso.

Es lo mismo con el coronavirus y otros virus. Son invisibles, pero pueden matar.

¿Cómo nos podemos proteger de un virus asesino que no podemos ver? “Laven sus manos, cubran sus bocas si hay tos, desinfecten”, pide el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés). Es un aviso sabio, pero aún hay infecciones. Así que ¿Cuál debería ser nuestra estrategia principal? Doctores y nutricionistas renombrados están de acuerdo en que la mejor defensa en contra este invisible enemigo es fortalecer la habilidad natural de defensa de nuestro cuerpo. Así cuando estemos infectados, nuestras células pueden matar al asesino, en ves que este asesino nos mate.

Cuando el coronavirus alcanzó proporciones pandémicas, COVID-19 y sus parientes virales, generaron miedo, enfermedad y muerte; afectando las vidas de millones de personas en todo el mundo. En este virus hemos experimentado el miedo a lo desconocido: su curso, pero también miedo a lo conocido: sus consecuencias. Los coronavirus han existido durante siglos. Pueden afectar al hombre, los animales y las aves. Pero, ¿qué hace que COVID-19 sea diferente? Según Frank Esper, MD, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de la Clínica Cleveland, éstas nuevas cepas son "verdaderas enfermedades infecciosas emergentes" que "han sufrido una reciente transición de animal a humano", lo que las hace difíciles de controlar. Es un virus antiguo con una nueva huella, una grande; y sólo una buena higiene y fuertes defensas inmunes serán la clave para resistir y vencer a este nuevo acosador viral.

Ingrese: su ejército inmune. Su sistema inmunitario es su base para una buena salud. Su red de protección protege de bacterias, virus dañinos y desmantela las toxinas dañinas. También actúa como un sistema de vigilancia contra células anormales. Sus defensas incluyen barreras físicas como la piel; respuestas inflamatorias a áreas lesionadas; y respuestas inmunes específicas a gérmenes o infecciones.

Ganando la batalla interior. Su sistema inmunológico está en una constante conversación de dos vías con su sistema de estrés. Los "insultos" repetidos al sistema inmune o al sistema de estrés trabajan horas extras para aumentar la inflamación, debilitar las defensas, perjudicar la salud física y mental, aumentar el riesgo de ciertas enfermedades e incluso acortar la vida.

El constante estrés mental, la dieta deficiente, la falta de ejercicio o de sueño, el alcohol y el fumar son solo algunas de las formas en que su "ejército" inmune puede ser paralizado en su causa para mantenerlo fuerte.

Las opciones de estilo de vida saludable junto con las conexiones sociales positivas y la confianza en Dios trabajan juntas como tropas bien entrenadas para impulsar, desarrollar y equilibrar la salud del sistema inmunológico y del estrés.

Movilice Sus Defensas. Ningún paracaidista intentaría de tejer su paracaídas cuando la puerta del avión está abierta y es hora de saltar. Construir una salud inmune fuerte no puede ser comprado por productos que prometen una solución rápida en una crisis. La única manera de estar preparado para momentos de estrés es formando buenos hábitos físicos, mentales y espirituales y practicándolos todos los días. No es demasiado tarde para empezar: Usted puede aumentar, desarrollar y equilibrar para mejores hábitos, un "ejército" inmune más fuerte, y una mejor oportunidad de vencer a los acosadores virales, y por favor, siempre trabaje con su proveedor de atención médica.

Impulso con antioxidantes. Los antioxidantes son potentes estimuladores inmunes. Eliminan oxidantes dañinos o radicales libres del torrente sanguíneo. Los oxidantes son subproductos tóxicos que se producen como resultado del metabolismo normal, la exposición al humo u otras toxinas ambientales. Los radicales libres pueden dañar el ADN y debilitar el sistema inmunitario del cuerpo. Los antioxidantes reducen el daño de los radicales libres y fortalecen el sistema inmunológico. Puede aumentarlos y mejorar su efectividad mediante:

  1. Comer más frutas y verduras frescas. Los cítricos, las cerezas y las bayas son especialmente ricos en nutrientes antioxidantes. Las verduras de hoja verde, como la col rizada y el brócoli, son ricas en vitaminas A, C y E. El consumo de una amplia variedad de verduras verdes y amarillas aumenta los niveles de carotenoides en la sangre que estimulan el sistema inmunitario, también relacionados con niveles más bajos de estrés, insomnio e irritación. [1]

La vitamina D, la vitamina del sol, también es esencial para una función inmune saludable[2]; si tiene dudas sobre sus niveles, su médico puede ordenar un simple análisis de sangre para revisar sus niveles.

  1. Obtener más fibra dietética. Las verduras de colores, las frutas, los frijoles, los granos enteros, las nueces y las semillas proporcionan vitaminas, minerales y fitoquímicos que estimulan el sistema inmunológico y combaten las enfermedades.

Junto con la fibra, ayudan a regular el azúcar en la sangre, equilibran la insulina, reducen las hormonas del estrés y disminuyen la inflamación. La fibra vegetal ayuda a controlar el apetito y a controlar el peso. El exceso de grasa corporal desencadena inflamación no deseada, una de las razones por las cuales la obesidad aumenta el riesgo de muchas enfermedades crónicas y enfermedades infecciosas. Beba mucha agua en lugar de bebidas dulces ricas en calorías para mejorar la circulación y reducir las calorías de azúcar.

  1. Eliminación de carnes roja, los productos lácteos ricos en grasas y los alimentos fritos. Una dieta alta en grasa animal, granos refinados, azúcar y alimentos fritos aumenta el daño de los radicales libres que está relacionado con un mayor riesgo de infección, diabetes, enfermedades cardíacas, demencia y ciertos tipos de cáncer. Encienda la proteína vegetal con frijoles, verduras, granos integrales, pastas de varios granos y sustitutos de carne vegetariana en lugar de productos de carne animal.

Use el aceite de oliva y el limón como aderezo para ensaladas, y enfóquese en las grasas omega-3 incluyendo más nueces y semillas de lino en su dieta.

Construir con ejercicio. El ejercicio no solo protege el sistema inmunitario, sino que también lo fortalece. Un programa de ejercicio regular de caminata rápida puede reforzar muchas defensas del sistema inmune, incluyendo la respuesta de anticuerpos y la respuesta asesina natural (células T)[3]. Reduce la inflamación en todo el cuerpo y mejora la salud metabólica, una verdadera "patada en el intestino" para los invasores virales. El ejercicio diario mejora el estado de ánimo, disminuye la ansiedad y aumenta la sensación de bienestar[4]. La mente y el cuerpo trabajan juntos. Estos estados mentales positivos tienen el beneficio adicional de aumentar la salud inmunológica.

Equilibrio con el manejo del estrés. El estrés crónico es un golpe para la salud inmunológica. Puede causar depresión, ansiedad, olvido, irritabilidad e incluso pánico. La constante negatividad y la preocupación pueden causar un corazón acelerado, fatiga, sudoración, dolores y molestias musculares, dolor de cabeza y trastornos del sueño. Nuestros pensamientos y palabras son la materia prima para la acción. ¿Te enfocas en problemas o soluciones? ¿Cuáles son algunas formas saludables de manejar el estrés? Trata de dar una caminata, hablar con un amigo, hablar con Dios en oración, memorizar sus promesas, acercarte a alguien en necesidad. Identifique lo que está bajo su control y confíe el resto a Dios. Tómese el tiempo para identificar, internalizar y actuar sobre las prioridades más importantes en su vida.

¿Su vida laboral/familiar/social está en equilibrio? Estas son sólo algunas maneras de domar el estrés y proteger el sistema inmunológico.

Creer y Confiar. Este mundo es un campo de batalla, no un patio de juegos. Todos tenemos battalas que combatir a nivel físico, mental y espiritual. Los principios compartidos aquí le ayudarán a reducir el riesgo de enfermedad y luchar inteligentemente cuando esto ocurra. Sin embargo, en este mundo roto, lleno de angustia, injusticia y pecado; no hay una garantía que nos permita permanecer libres de pruebas y enfermedades. Es por eso que todos necesitamos un Ayudante real, aunque en este momento sea invisible. Ese Ayudante es Jesucristo, nuestro Salvador, Sanador y Mejor Amigo. No sólo murió en una cruz cruel por nuestros pecados, sino que resucitó de entre los muertos (1 Corintios 15:3-4).

Dios nos ha dado principios para reducir el riesgo. Sin embargo, si sufrimos, Él no nos abandonará. "El Señor lo sustentara sobre el lecho del dolor; Tú lo sostendrás en su lecho de enfermo" (Salmo 41:3). "Él da fuerzas al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas" (Isaías 40:29).

Pase lo que pase, Dios le invita a confiar en Él ahora. Usted puede esperar una eternidad maravillosa sin dolor, lágrimas, enfermedad, o incluso la muerte. Él ha prometido este futuro maravilloso a todos los que entregan sus corazones plenamente a Él. En este mundo infectado por coronavirus, nuestro Ayudante invisible es capaz de conquistar a todos los enemigos invisibles. No tengas miedo. ¡Sigue mirando hacia arriba!


[1] Mediators Inflamm 2015:doi 10.1155.824589 online pub.

[2] J Investig Med 2011;59(6)881-886.

[3] J Sport Health Sci 2019;8(3):201-217.

[4] Front Psychol 2018;27:doi 10.3389 online pub.

Nuevo Tiempo  Estudio Bíblico  Comprar